AUGER LOGO Pierre Auger Project

Pampa Amarilla Observatory

 
EL ESCULTOR Y LA ESCULTURA
Pierre Auger Cosmic Ray
Southern Observatory
Malargüe, Argentina

Southern site Information é
Auger en Argentina
Addresses and phone numbers
Observatory's Telephone Directory
Emergency services
Site activity calendar
Staff Holiday Calendar
Field Access Policy
Field Operations Coordinator
Work Requirements Forms
Medical/health requirements
Safety information
Los Morados building reports
Parts Management System
Shipment Information
Collaboration meetings agenda
Awards
Art & Auger
Photos
Visitor's Center gifts shop
The Hybrid Detector
Electronic logbook
Bugzilla system
BigBrother system
Survey and mapping
CDAS local page
SD local page
FD local page
Computing
DPA  Southern Site page
Offline framework 
Malargüe and Mendoza pages of the UTN-FRM Computing Group
WebMail
Accessing Internet
Mail and accounts
Printing
Web Cam Malargue
Related to Malargüe
Transportation to and from Malargüe
Hotels
Car Rentals
4x4 Truck Rentals
Addresses and phone numbers
Spanish-English teachers
Malargüe Web page
Auger Links
PAO home page
Main administrative page
Argentina Collaboration (internal) Reservations working!!
Other Auger links
Arando Vientos
ó
Arando Gorilas
Juan Pezzani y su obra


En torno a ciertos hierros de Pezzani


Desde la obra anterior, aquella larga serie de "maderas polícromas" en cierto sentido "manieristas" que recordaban extraños edificios perdidos en el tiempo, a estos "hierros" de hoy, ha operado la síntesis. Pero la huella de la tierra, de la factura humana y una visión de eternidad se respiran en toda la obra de manera invariable.
La materia es desgarrada, en cierto modo tocada en sus límites y en su interior, su grito se escucha cuando resiste la herramienta con esa tensión que guardó en su nacimiento y que redobla al primer golpe, al primer giro, convirtiéndose a su vez en herramienta para invitar al surco a que exista. El disco de arado roto, la fresa que ya nunca más dominará la materia, desgarrándola, la arandela que, cortada, fue torcida por una fuerza superior que la inutilizó, inmortalizándola. En consecuencia, la semilla no será echada a un surco inexistente, por eso no germina y menos florece, porque no está. Sólo permanecen las herramientas como testigos del tiempo, como parodiando un reloj que se detuvo en la eternidad.
Ahora el tiempo habla en la superficie, en esa renovación constante de adentro hacia fuera que es la oxidación. Paradójicamente es en el óxido, textura del abandono, donde se refleja la decadencia de la industria y el agro nacional, un círculo vicioso en el que el todo se relaciona con todo, pero donde el engranaje roto no trasmite el movimiento a su par. Se presiente que la tierra ha cedido ante estos hierros, pero el hierro cede, pese a su resistencia, ante la tierra que terminará por devorarlo. Sin embargo, estas esculturas tienen la historia de haber cedido a su vez a otra mano de hierro. En definitiva, esto, no es más que materia dominada intentando vencer al tiempo.
Pablo M. Ungaro


Arando Vientos
ó
Arando Gorilas
Juan Pezzani y su obra


En torno a ciertos hierros de Pezzani


Desde la obra anterior, aquella larga serie de "maderas polícromas" en cierto sentido "manieristas" que recordaban extraños edificios perdidos en el tiempo, a estos "hierros" de hoy, ha operado la síntesis. Pero la huella de la tierra, de la factura humana y una visión de eternidad se respiran en toda la obra de manera invariable.
La materia es desgarrada, en cierto modo tocada en sus límites y en su interior, su grito se escucha cuando resiste la herramienta con esa tensión que guardó en su nacimiento y que redobla al primer golpe, al primer giro, convirtiéndose a su vez en herramienta para invitar al surco a que exista. El disco de arado roto, la fresa que ya nunca más dominará la materia, desgarrándola, la arandela que, cortada, fue torcida por una fuerza superior que la inutilizó, inmortalizándola. En consecuencia, la semilla no será echada a un surco inexistente, por eso no germina y menos florece, porque no está. Sólo permanecen las herramientas como testigos del tiempo, como parodiando un reloj que se detuvo en la eternidad.
Ahora el tiempo habla en la superficie, en esa renovación constante de adentro hacia fuera que es la oxidación. Paradójicamente es en el óxido, textura del abandono, donde se refleja la decadencia de la industria y el agro nacional, un círculo vicioso en el que el todo se relaciona con todo, pero donde el engranaje roto no trasmite el movimiento a su par. Se presiente que la tierra ha cedido ante estos hierros, pero el hierro cede, pese a su resistencia, ante la tierra que terminará por devorarlo. Sin embargo, estas esculturas tienen la historia de haber cedido a su vez a otra mano de hierro. En definitiva, esto, no es más que materia dominada intentando vencer al tiempo.
Pablo M. Ungaro


 
Send your suggestions and/or error reports to:
webmaster@auger.org.ar
Back to the Malargüe Site Home page

Last update: 19-Oct-2001 by Ruben Squartini

El escultor y la escultura  
AUGER LOGO Pierre Auger Project

Pampa Amarilla Observatory

 
EL ESCULTOR Y LA ESCULTURA
Pierre Auger Cosmic Ray
Southern Observatory
Malargüe, Argentina

Southern site Information é
Auger en Argentina
Addresses and phone numbers
Observatory's Telephone Directory
Emergency services
Site activity calendar
Staff Holiday Calendar
Field Access Policy
Field Operations Coordinator
Work Requirements Forms
Medical/health requirements
Safety information
Los Morados building reports
Parts Management System
Shipment Information
Collaboration meetings agenda
Awards
Art & Auger
Photos
Visitor's Center gifts shop
The Hybrid Detector
Electronic logbook
Bugzilla system
BigBrother system
Survey and mapping
CDAS local page
SD local page
FD local page
Computing
DPA  Southern Site page
Offline framework 
Malargüe and Mendoza pages of the UTN-FRM Computing Group
WebMail
Accessing Internet
Mail and accounts
Printing
Web Cam Malargue
Related to Malargüe
Transportation to and from Malargüe
Hotels
Car Rentals
4x4 Truck Rentals
Addresses and phone numbers
Spanish-English teachers
Malargüe Web page
Auger Links
PAO home page
Main administrative page
Argentina Collaboration (internal) Reservations working!!
Other Auger links
Arando Vientos
ó
Arando Gorilas
Juan Pezzani y su obra


En torno a ciertos hierros de Pezzani


Desde la obra anterior, aquella larga serie de "maderas polícromas" en cierto sentido "manieristas" que recordaban extraños edificios perdidos en el tiempo, a estos "hierros" de hoy, ha operado la síntesis. Pero la huella de la tierra, de la factura humana y una visión de eternidad se respiran en toda la obra de manera invariable.
La materia es desgarrada, en cierto modo tocada en sus límites y en su interior, su grito se escucha cuando resiste la herramienta con esa tensión que guardó en su nacimiento y que redobla al primer golpe, al primer giro, convirtiéndose a su vez en herramienta para invitar al surco a que exista. El disco de arado roto, la fresa que ya nunca más dominará la materia, desgarrándola, la arandela que, cortada, fue torcida por una fuerza superior que la inutilizó, inmortalizándola. En consecuencia, la semilla no será echada a un surco inexistente, por eso no germina y menos florece, porque no está. Sólo permanecen las herramientas como testigos del tiempo, como parodiando un reloj que se detuvo en la eternidad.
Ahora el tiempo habla en la superficie, en esa renovación constante de adentro hacia fuera que es la oxidación. Paradójicamente es en el óxido, textura del abandono, donde se refleja la decadencia de la industria y el agro nacional, un círculo vicioso en el que el todo se relaciona con todo, pero donde el engranaje roto no trasmite el movimiento a su par. Se presiente que la tierra ha cedido ante estos hierros, pero el hierro cede, pese a su resistencia, ante la tierra que terminará por devorarlo. Sin embargo, estas esculturas tienen la historia de haber cedido a su vez a otra mano de hierro. En definitiva, esto, no es más que materia dominada intentando vencer al tiempo.
Pablo M. Ungaro


Arando Vientos
ó
Arando Gorilas
Juan Pezzani y su obra


En torno a ciertos hierros de Pezzani


Desde la obra anterior, aquella larga serie de "maderas polícromas" en cierto sentido "manieristas" que recordaban extraños edificios perdidos en el tiempo, a estos "hierros" de hoy, ha operado la síntesis. Pero la huella de la tierra, de la factura humana y una visión de eternidad se respiran en toda la obra de manera invariable.
La materia es desgarrada, en cierto modo tocada en sus límites y en su interior, su grito se escucha cuando resiste la herramienta con esa tensión que guardó en su nacimiento y que redobla al primer golpe, al primer giro, convirtiéndose a su vez en herramienta para invitar al surco a que exista. El disco de arado roto, la fresa que ya nunca más dominará la materia, desgarrándola, la arandela que, cortada, fue torcida por una fuerza superior que la inutilizó, inmortalizándola. En consecuencia, la semilla no será echada a un surco inexistente, por eso no germina y menos florece, porque no está. Sólo permanecen las herramientas como testigos del tiempo, como parodiando un reloj que se detuvo en la eternidad.
Ahora el tiempo habla en la superficie, en esa renovación constante de adentro hacia fuera que es la oxidación. Paradójicamente es en el óxido, textura del abandono, donde se refleja la decadencia de la industria y el agro nacional, un círculo vicioso en el que el todo se relaciona con todo, pero donde el engranaje roto no trasmite el movimiento a su par. Se presiente que la tierra ha cedido ante estos hierros, pero el hierro cede, pese a su resistencia, ante la tierra que terminará por devorarlo. Sin embargo, estas esculturas tienen la historia de haber cedido a su vez a otra mano de hierro. En definitiva, esto, no es más que materia dominada intentando vencer al tiempo.
Pablo M. Ungaro


 
Send your suggestions and/or error reports to:
webmaster@auger.org.ar
Back to the Malargüe Site Home page

Last update: 19-Oct-2001 by Ruben Squartini